No se rescata una nación mediante embargos

Colaboración de Ricardo E. Trelles (agosto/96)

Obtener documento - Download document


indentUn gobierno se puede defender de otro, o atacarlo, creándole dificultades económicas. El país objeto de un embargo económico, p. ej., siente que su calidad de vida se deteriora: los más pobres sufren más y los más ricos encuentran más difícil mantener su nivel de bienestar. Variando con la estructura social de cada país, cada uno actúa sobre el gobierno para que resuelva el problema. Estas acciones podrían ir desde el favorecimiento a la oposición política, hasta alzamientos populares si se llega a un nivel de sufrimiento suficientemente fuerte y los agitadores sociales saben aprovecharlo.
indentPara un régimen totalitario y socialmente insensible como el cubano, con oposición organizada casi inexistente, mayores dificultades económicas significan tener que extraer más de los recursos al alcance de la población para mantener la estructura de poder y el estilo de vida de su cúpula. A los niveles medios e inferiores, tal régimen requiere menos para mantener los privilegios de sus agentes, ya que el nivel de base baja. En la economía cubana actual, además, abundan los favores que el régimen puede hacer a quienes lo sirven, como autorizar empleos con extranjeros o ser tolerante con miniempresarios particulares cubanos. También el factor externo del embargo es buena excusa propagandística para encubrir los reales orígenes de los problemas del país.
indent¿Quiere decir que el gobierno norteamericano está enfrascado en una acción torpe e inútil con su embargo contra el régimen? No necesariamente. Ante la falta de una oposición cubana con posibilidades de instaurar un gobierno estable en Cuba, los norteamericanos pueden mantenerse hostiles sólo para presionar y mover al régimen hacia una actitud menos preocupante para los EEUU. Es ingenuo esperar de un gobierno extranjero "solidaridad humana", y menos, que resuelva nuestros problemas, que nosotros tenemos que (y podemos) resolver.
indent¿Significa pues que debemos oponernos al embargo comercial al régimen? No: nuestros limitados recursos deben concentrarse en actuar sobre la raíz del problema, no en intentar conseguirle alivio a esa misma raíz que es la dictadura. El embargo es uno de los problemas que ha generado el régimen, que además carece de principios y mantiene estructuras sociales que impiden el aprovechamiento de nuestro potencial humano y nuestros recursos, por lo que tal embargo produce más miseria y sufrimientos a nuestro pueblo. El embargo que el régimen ha provocado es una de las tantas razones poderosas que demuestran la necesidad de reforzar en el pueblo cubano la confianza en él mismo y en la nueva Cuba que podemos tener. Para que ese pueblo muestre su intolerancia hacia el gran obstáculo al desarrolllo de Cuba que es el régimen, y finalmente éste sea desarticulado.
indent¿Debemos entonces apoyar los embargos contra Cuba, buscar su refuerzo y tenerlos como línea central de lucha como opositores?. Absolutamene tampoco.
indentPocas acciones son tan antipolíticas, además de inhumanas, como la de un grupo político que busca que fuerzas extranjeras propicien el sufrimento de la población, con la esperanza de que a fuerza de padecer la sociedad tarde o temprano explote. ¿Puede esperarse alguna sensibilidad social de tales políticos en el futuro? ¿Tan vacíos están de argumentos para mover a la población a la acción civil inteligente? (¿O temen generar movimientos sociales profundos que finalmente no podrán controlar para su beneficio?) ¿No seguirán usando esos políticos a sus aliados extranjeros para acciones iguales o peores en el futuro?
indentEl embargo es un problema entre el régimen y el enemigo que se ha buscado, adrede o por arrogancia: el gobierno norteamericano.
indentQue el régimen explique, si pudiera, por qué en Cuba el indiviuo no puede trabajar y ser dueño del fruto de su trabajo. Porque, si no fuera así, en Cuba se viviría perfectamente aunque el resto del mundo no fuera más que océanos. Y si no hubiera tal opresión, no habría excusa imaginable para alguien negarse a hacer negocios con Cuba.
indentAl gobierno norteamericano habría que decirle que reconocemos su derecho a contraatacar a su enemigo con los recursos legítimos que cuente, y que agradecemos las intenciones expresadas de ayudar a la democratización de Cuba. Al tiempo que le debíamos también decir que los cubanos vamos a seguir el proceso que creamos y podamos de concientización política de nuestro pueblo, y vamos a encaminar nuestra Cuba hacia el tipo de democracia que creamos y con los cronogramas que creamos. Porque un gobierno legítimo, con una población socialmente consciente, no tiene que temer ni respetar embargos ni presiones exteriores de tipo alguno.


Página matriz de MHEC